20º Aniversario de Google

 

Instituto de Medios Sociales. Google ha cumplido 20 años y, aunque que se dice pronto y tarda bastante más, la verdad es que es tiempo suficiente como para haberse convertido en algo tan habitual en nuestras vidas como la cuchara, el peine o el tenedor. Desde sus orígenes en un garaje californiano Google ha tardado una década en meterse en nuestras cocinas y oficinas y, otra, en metérsenos directamente en el bolsillo y bajo la cabellera. Hoy en día caminamos con él, barremos con él, hacemos la compra con él y no nos duchamos con él porque es tan logrado que no necesita más que lavados bizantinos con escasa periodicidad. Lavados de cara, no de imagen, me refiero.

A pesar de que hemos tardado 2.000 años en saber quién era nuestro ángel de la guarda –o, al menos, su hermano friki de base tecnológica-, lo hemos acogido con tanta estima como a ese hijo pródigo que se había ido a despilfarrar y vuelve con los panes recién horneados y miles de soluciones bajo el brazo. Lejanas y míseras han quedado las respuestas de aquellas enciclopedias que tanto énfasis ponían los comerciales en su venta y que tan bien cumplían con la función de mueble de salón, cuando, a golpe de móvil, uno siempre tiene con quien mantener un diálogo platónico plagado de preguntas y nutrido de respuestas silenciosas; tantas que si lo hiciéramos en voz alta no nos aguantarían ni las cookies ni las cuquis.

¿Qué es Google? ¿Qué es el efecto 2000? ¿Cómo se hace un nudo de corbata? ¿Cuál es el deporte más popular del mundo? ¿Qué es el proyecto Genoma Humano? ¿Este año es bisiesto? ¿Cómo se baila? ¿Plutón sigue siendo un planeta? Neko Nabe (gatos que duermen en ollas y sartenes). ¿Qué es el Gran Colisionador de Hadrones? Traducir ‘amor’. ¿Cómo funciona Auto-Tune? ¿Cuándo es la boda real? (Príncipe William y Kate Middleton). Calendario maya. ¿Cómo se pronuncia GIF? ¿Qué es un selfie? ¿Cómo se prepara una tostada con aguacate? ¿Cuándo comienzan los Juegos Olímpicos? e ‘Imágenes de animales adorables’ son, según la campaña, las inquietudes que más os han despeinado el cerebro en los últimos veinte años. Y digo os porque yo ni he buscado ninguna ni sé la respuesta de ninguna, así que lo mío con Google tiende más a monólogo que a verborrea o, quién sabe, a que “la honestidad -ahora sí copio y pego de un diálogo platónico- suele generar menos ganancias que la mentira”.

No importa. 20 años no son nada, diría Carlos Gardel, así que, señores, tenemos tiempo para seguir adivinando el parpadeo de las luces que a lo lejos van marcando mi retorno y, sí, son las mismas que alumbraron con sus pálidos reflejos no sé si teclas, si sonidos, si palabras. Solo Google lo sabrá.

José Sixto García