Me mola tu marketing digital

Instituto de Medios Sociales. Uno de los objetivos fundamentales del marketing digital es saber qué quiere el cliente para ofrecerle algo que se ajuste a esas necesidades y, a partir de ahí, intentar que la relación empresa-cliente sea duradera, esto es, que se genere confianza para que las ventas se repitan.

Las opiniones del público siempre son importantes a la hora de crear lo que se ofrece y, de hecho, se tienen muy en cuenta durante el proceso de producción, es decir, la empresa escucha a sus clientes, habla con ellos y les brinda una solución. Hoy en día gran parte de esas relaciones se producen a través de las redes sociales, donde la gente comparte ideas, pensamientos o inquietudes, que posteriormente son estudiadas y satisfechas.

Este tipo de marketing nace a modo de respuesta a un público pasivo y cansado de publicidad tradicional, y ahora son los clientes quienes buscan a las marcas e interactúan con ellas de manera consentida y sin interrupciones. La diferencia con el marketing tradicional radica en la importancia que los clientes adquieren a cambio de que la organización pierda la supremacía de la que gozaba casi en exclusividad. La organización no solo se dirige a sus clientes, sino que conversa con ellos.En una encuesta realizada por la empresa Nielsen, España despunta como uno de los países en los que más gente utiliza los sitios sociales. El estudio destaca que, como promedio, los usuarios españoles pasan diariamente más de cinco horas y media en páginas de social media, mientras que en Francia o Alemania el tiempo apenas supera las cuatro horas. Sin duda, es un potencial que sería una soberbia desaprovechar.

Cuando se empieza a participar en redes sociales algunos empresarios se muestran desconcertados y confusos porque no saben cómo encauzar ese proceso de forma eficaz, compatibilizándolo con las actividades diarias de la empresa. No se trata de estar por estar. El hecho de utilizar redes sociales no se traduce sistemáticamente en un incremento de las ventas. Hay que definir bien el perfil de público al que se quiere llegar, los objetivos, las redes en las que se va a participar, y sistematizar y gestionar el tiempo dedicado a esta actividad. Se trata, básicamente, de definir la estrategia para rentabilizar el esfuerzo de dedicación.

José Sixto García