Si tu vida es como la cuentas en redes sociales, mi vida es una mierda

  Mi vida es una mierda. Me levanto pronto y no tengo a un mejor amigo que me acompañe a desayunar a una terraza llena de sol y con el que sacarle una foto a una cupcake de Lacasitos. Y si me hago una foto, que no suele pasar, salgo con cara de recién levantado; nada que ver contigo, que más que salido de la cama pareces salido de un catálogo de Zara.

Luego te vas a trabajar. Tu jornada empieza tarde y termina temprano, pero en las tres horas que dura, todo aquello parece un picnic en la Bretaña francesa. ¡Qué bien os lleváis todos! ¡Y cuántos regalos os hacéis! En tu oficina siempre hay un amante de la repostería que con media docena de huevos podría dar un curso en Masterchef.

Te vas a comer. Te espera tu chica. Qué naturales se os ve. A ella, con esa pamela que ni otras se pondrían para casar a su hijo, y a ti, con esos pantalones remangados que ya le gustaría a Indurain en sus tiempos. Ves, mi vida es una mierda. Yo si quiero comer, me la tengo que hacer y cuando arrivo a casa no me espera un cappuccino, sino esa docena de huevos que en mi caso me dicen: “mira, o me echas a una sartén o chungo lo veo”.

Vaya, un poquito de running. Me dice tu app las vueltas que dais y lo bien que os entendéis charlando a la sombra de una palmera. Mi palmera es esta de chocolate que me estoy zampando y, claro, luego me pregunto cómo puedes sacarte otra foto con la barriga más plana que el encefalograma de los que van a Mujeres y Hombres a buscar el amor cuando solo se quieren es a sí mismos.

Llega el sábado y yo no tengo treinta colegas con los que retratarme, copa en mano, y con los que jurarme amor eterno. Escoges al que crees que combina mejor con tu blazer para hacerte un selfie dándoos un pico y después comentar que no, no somos gays, pero juntos hasta la muerte.

Te vas a dormir, publicas. Tu pijama es la camiseta de Chicharito. Tres horas más tarde, tu face me pone rumbo a Cedeira y veo en tu Insta los asientos deportivos de ese BMW que tiene el honor de transportarte. Caramba, si esto es lo que nos cuentas, cómo será ese aro de misterio que dice tu estado que siempre te rodea. Supongo que te refieres a lo que haces en el tiempo que ahorras escribiendo q en lugar de que y que, cuando dices aro, querías decir halo; si es que además tienes una chispa que ya nos gustaría al resto. Definitivamente, mi vida es una mierda.

 José Sixto García. Director de Instituto de Medios Sociales.