Una marca no es un perfil

Instituto de Medios Sociales. Cuando hablamos de marca personal 2.0 podemos decir que el blog es como el hermano pequeño del sitio web personal. Aunque en todos los casos no es así, la creación de una página web propia se corresponde con un nivel más avanzado que el blog. En nuestro sitio web podemos incluir todo lo que consideremos relevante para definir nuestra marca: el currículo, las publicaciones, links a artículos publicados, enlace a nuestro blog y a las redes sociales, etc.

perfil_de_ana_beatriz_barros_wallpaper-35255   Si buscamos un posicionamiento personal lo recomendable es que el nombre del dominio coincida con nuestro nombre y apellidos, pues eso favorecerá que nos localicen fácilmente los que ya nos conocen y, si estamos bien posicionados, que también puedan encontrarnos los que nos buscan por las temáticas en las que somos expertos. Eso sí, una web propia exige una inversión tanto para crearla como para alojarla y mantenerla.

Otro de los escenarios que debemos tener muy presente desde el punto de vista de la marca digital son las redes sociales. Todas las redes sirven para conectar personas entre sí, de tal modo que son el entretejido formado por las relaciones sociales que, desde los diferentes ámbitos de vida y con diferente grado de significatividad, vinculan a una persona con otra. De hecho, el objetivo principal de este tipo de plataformas es fomentar y fortalecer las relaciones interpersonales, ya sea entre amigos que conocemos o bien con personas que buscamos a propósito porque responden a un interés determinado por nuestra parte, con el objetivo de formar grupos o comunidades en los que nos sintamos integrados.

En la presentación de nuestra marca digital es radicalmente imprescindible diferenciar la esfera personal de la profesional. Las redes pueden utilizarse como escenario profesional (por ejemplo, las páginas de Facebook), pero una cosa es nuestro perfil personal y otro el de nuestra marca; en ningún caso, pueden combinarse y cuanto mayor sea la separación entre ambos mejor. En Facebook o en Google+ si lo que se busca es un reconocimiento como marca, los perfiles personales no tienen sentido, es más, están prohibidos. Son muchos los recursos que nos ofrece Internet para dar visibilidad a nuestro trabajo. Opciones como Slideshare para compartir presentaciones o Pinterest o Instagram para fotografías resultan muy útiles dependiendo de la marca. Todos estos temas los trataremos en el próximo curso de Community Management que arranca en febrero en la Cidade da Cultura. Toda la información la encontrarás en la web de Instituto de Medios Sociales.

José Sixto García.