Diferencias entre Social Media Manager y Community Manager

descar

Instituto de Medios Sociales. Cuando hablamos de redes sociales parece que cada vez hay más y más conceptos que embadurnan las funciones de quienes las gestionan, que, por otra parte, también cada vez  parece que se sabe menos a quién le corresponde esa función y que ya se empieza a diferenciar entre quien hace lo guay y quien hace el trabajo sucio. Además, parece que hay una obsesión en denominar todo ello en inglés, como si nuestras lenguas no tuvieran capacidad para proponer nuevas palabras.

Donde la implantación de las redes ya está consolidada y son varias las personas que se ocupan de su gestión, ni todos hacen lo mismo ni cada uno lo que más le apetezca. Corresponde al Social Media Manager (SMM) o Director de Comunicación Social la función de análisis del mercado para diseñar una estrategia adecuada a la empresa, al mercado y a la competencia. Esa conformación de la marca implica el conocimiento global de la estructura comunicativa de la organización, donde encajarán todos los medios sociales (no solo redes) que se estimen convenientes. Serán, por tanto, funciones propias del SMM las posiciones y las presencias, el estilo de esos contenidos y su posicionamiento, con la finalidad última de consolidar un diálogo positivo. En ese sentido, será fundamental la definición de las estrategias, pero también de los mecanismos de evaluación de los resultados conseguidos a partir de los datos presentados por su colaborador más próximo, el Community Manager. El SMM es más un gestor que un creador, pero la gestión implica tener algo que gestionar y es ahí donde entra la acción imprescindible del Community.

El Community Manager (CM) o gestor de comunidades sociales fundamentará su trabajo en escuchar, comprender y comunicar. Es menos estratega y más práctico, aunque su creatividad se reserva más al mensaje que a la estrategia. Bajo la línea editorial impuesta por el SMM creará contenidos que busquen la participación de los usuarios con el fin de que acaben queriendo tanto la marca que la incluyan en su mente y en su corazón. Si el SMM propone un concurso, el CM gestionará la participación, desarrollará contenido y facilitará datos de resultados para que sea el SMM quien decida si ese tipo de acciones convienen o no a la organización.

Los públicos se comunican con el CM y no con el SMM, pero uno sin otro no pueden trabajar. El cirujano no puede operar sin anestesista y el anestesista poco puede hacer si no hay un cirujano en quirófano. Lo malo –y nunca mejor dicho- es cuando hay enfermo, pero no hay ni anestesista ni cirujano…

 José Sixto García